Lenix Osuna, descendiente de una leyenda

Ciudad de México; 20 de julio 2017-. Sinaloa es uno de los estados de la República Mexicana donde sus habitantes tienen mayor gusto por el beisbol; es semillero de grandes jugadores que participan en la Liga Mexicana de Beisbol, inclusive, han alcanzado las Grandes Ligas. Así fue el caso de Antonio ‘Cañón’ Osuna, pitcher que participó por 11 temporadas en el mejor beisbol del mundo y que ahora es la mayor influencia de iniciar una carrera de éxitos en este deporte para su hijo: Lenix Osuna.
El pasado 12 de julio Lenix Osuna hizo su debut en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) con los Diablos Rojos del México, en contra de los Olmecas de Tabasco. El joven de 21 años pertenece a la organización de los Dodgers de Los Ángeles y en calidad de préstamo llega a la novena escarlata para reforzar el cuerpo de pitchers relevistas; “me siento bien, motivado, gracias al club que me abrieron las puertas y la afición que me ha tratado bien”.
En 2017, el mochiteco ha pasado por tres diferentes equipos que son sucursales de Dodgers en Ligas Menores; su mejor actuación fue con Rancho Cucamonga, equipo de nivel clase A Avanzada, donde dejó efectividad de carreras limpias de 2.35 en siete entradas y dos tercios de labor.
“Empecé en clase A media, me estaba yendo regular, luego me bajaron, enseguida me ascendieron a una liga A fuerte con el equipo Rancho Cucamonga, ahí me estaba yendo muy bien, no sé que pasó, pero volvieron a bajarme, y gracias al movimiento de préstamo llegué a los Diablos”, explicó.
Lenix llega a una novena conformada solamente por jugadores mexicanos, cuando en Estados Unidos jugaba con peloteros originarios de ese país y de otros de Latinoamérica; la dinámica en el dugout es distinta por la diferencia de culturas, comentó.
“Es muy bonito las dos partes porque convives con gente diferente de otros países como americanos, dominicanos, venezolanos, puertorriqueños, de todos lados, pero nunca se va a comparar con la gente mexicana. Son diferentes palabras que ellos utilizan; también hay que hablar inglés, es muy bonito aprenderlo y hablarlo para comunicarse, sobre todo en cuestiones del juego”.
Llegar a jugar en la LMB es una meta más que logra cumplir Osuna; ha trabajado para poder conseguir algo que veía como un sueño, sin embargo, ya había participado en otra de las ligas fuertes del país como la del Pacífico.
“Hasta ahora, el Pacífico creo que ha sido mi reto más fuerte, lo he alcanzado, me ha ido bien gracias a Dios. En Ligas Menores igualmente me está yendo bien. Por ahora estoy de préstamo y veremos qué sucede en los próximos meses”, dijo.
Desde 2012 inició parte de su trayectoria como beisbolista profesional al ser firmado por la novena que vio nacer a su padre, Antonio Osuna, y al mismo Fernando Valenzuela; su debut en el beisbol fue en 2013 en Liga Rookie (liga de novatos) de Arizona; en 2014 logró debutar en la Liga Mexicana del Pacífico.
En la familia Osuna, hay otro miembro que ya probó las mieles de jugar en el mejor beisbol del mundo, se trata del también egresado de la cantera de los Diablos Rojos, Roberto Osuna, primo de Lenix y que le sirve de motivación y ejemplo al joven lanzador escarlarta, “Como todo jugador, como todo beisbolista, mi meta es llegar a las Grandes Ligas, como lo hicieron alguna vez mi padre y actualmente mi primo Roberto”, concluyó.
Con información de: www.diablos.com.mx
(Visited 79 times, 1 visits today)

Comentarios

Comentarios

No te pierdas: