El béisbol vuelve a cerrar el año como el deporte rey en Puerto Rico

Por segundo año consecutivo, el béisbol brindó algunas de las mayores alegrías que vivió el país con las destacadas actuaciones de sus peloteros en las Grandes Ligas, y todo acentuado con la gesta de Alex Cora en su primer año como dirigente de los Medias Rojas de Boston.

Si el 2017 fue un año grandioso para el béisbol puertorriqueño —con un subcampeonato en el Clásico Mundial—, el 2018 fue uno espectacular tanto en el aspecto individual de sus peloteros como en lo colectivo.

Puerto Rico ganó la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018, y antes, en febrero, conquistó por segundo año seguido la Serie del Caribe de la mano de los Criollos de Caguas.

Mientras, Cora y Javier Báez ocuparon las primeras planas durante la temporada de Grandes Ligas por sus brillantes desempeños en sus distintas ocupaciones.

Báez tuvo un año de ensueño con los Cachorros de Chicago. El bayamonés finalizó la campaña con promedio de .290, 34 jonrones y 111 remolcadas —líder en ese departamento en la Liga Nacional. Estuvo entre los finalistas para el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, pero fue superado por Christian Yelich. Báez, además, ganó el primer Bate de Plata de su carrera.

Dentro de las líneas no hubo una figura boricua más destacada que “El Mago”, apodo que se le dio por sus acrobáticas jugadas alrededor de la segunda base y del campocorto.

El año de Alex Cora

Pero el 2018 será recordado en la historia como el año de Alex Cora, quien en su primera experiencia como dirigente en las Mayores guió a los Medias Rojas de Boston al título de la Serie Mundial.

Dirigiendo a una de las franquicias más emblemáticas de las Grandes Ligas, Cora llevó a su equipo a finalizar con récord de 108-54, una marca de victorias para los Medias Rojas.

Exhibiendo grandes dotes de comunicador y dirigiendo de forma agresiva y atrevida, Cora logró llevar a su equipo a galopar en los playoffs al compilar marca de 11-3 para conquistar el Clásico de Otoño.

Fue la primera ocasión que un dirigente boricua logra la hazaña de llevar a un equipo hasta la Serie Mundial, y luego ganarla.

(Visited 17 times, 1 visits today)

Comentarios

Comentarios

No te pierdas: