Dos triple plays en un juego, rareza del béisbol

Chepe Zazueta

Culiacán, Sinaloa.- Los dos triple plays ejecutados por los Algodoneros de Unión Laguna  en el mismo juego frente a los Olmecas de Tabasco, el pasado domingo 7 de julio en Villahermosa, Tabasco, es una rareza del béisbol. Que tan raro es que ha sucedió menos que un juego perfecto.

Juegos perfectos han sucedió un total de 11 veces en 94 años de historia de la LMB.

5 de ellos ha sido de 9 entradas. El primero de Ramiro Cuevas en  1953. El segundo de Horacio Piña en 1978, el tercero de Herminio Domínguez  en 1985 (tiene la marca de haber lanzado 3 en su carrera en LMB). El cuarto, un juego perfecto combinado  en 1971 entre Francisco Maytorena, Héctor Manuel  Diaz  y Nicolás García. Uno más de  9 entradas y el único en play off en la historia del béisbol mexicano, el de Oscar Rivera en el año 2005.

El resto de los juegos perfectos han sido de 7 entradas; bueno hasta uno de 5 innings es considerado como juego perfecto por la guía oficial de la LMB.

En liga Mexicana del Pacífico están perfectamente identificados los tres juegos perfectos que ha habido. El primero de Vicente Romo, el segundo de Jesús Moreno y el tercero de Joakím Soria.

Hay un cuarto juego perfecto del que poco se habla que fue en un juego de estrellas celebrado en Guaymas.

11 juegos perfectos en LMB mas 4 en Liga Mexicana del Pacífico.

Mientras que juegos de dos triple plays solo ha habido 3 en toda la historia del béisbol mexicano entre LMB y Liga de la Costa del Pacífico.

El primer juego con dos triple plays fue en Culiacán, en el desaparecido estadio General Ángel Flores un 13 de diciembre de 1952. Los Venados batearon dos veces para triple play frente a los Tacuarineros. Uno en la quinta y otro en la octava. Fue un duelazo de picheo que los Tacuarineros ganaron 2-1 con picheo de Roy Willmaker frente a Lino Donoso.

El segundo juego de dos triple plays  fue un 10 de agosto de 1979. Bateando Indios de Ciudad Juárez y los Algodoneros en Unión Laguna a la defensiva; juego celebrado en Torreón.

Y apenas el tercer juego de estas características se acaba de celebrar el pasado domingo 7 julio en en Villahermosa, Tabasco. Este aún más peculiar porque fue el mismo bateador, Alan Espinoza, quién sacó el batazo para tan rara jugada; por cierto la número 11 que se presenta en la actual temporada de la LMB imponiéndose nueva marca de más triple play en una temporada. Superando los 8 batazos para triple play sacados en 1998

(Visited 17 times, 1 visits today)

Comentarios

Comentarios

No te pierdas: